Libros y libreros para el Siglo XXI

La primera entrada al blog del año, quería dedicarla a un tema al que llevo mucho tiempo dándo vueltas en la cabeza y que es de obligada reflexión para cualquier profesional del sector del libro.
Mucho se ha hablado del libro electrónico. Hace poco tiempo discutíamos en el blog de Fran Rojo sobre este mismo tema.  Y aprovecho para agradecer que se acordara tanto de El Árbol de Papel en ese artículo.

Hoy queremos centrarnos en lo que concierne a la literatura infantil y a la figura del librero.

¿El libro electrónico sustituirá al libro físico?

Fijémonos en EE UU, que en lo que a e-comerce se refiere y a todo tipo de negocios digitales son pioneros y van abriendo el camino.
Según los datos de ventas, en norteamérica, los eBooks ya superan las ventas del libro tradicional. Así, que es obvio que estamos ante algo imparable y no podemos detenernos a lamentarnos ni a maldecir al inventor de esto. Hay que ser conscientes de que los soportes evolucionan y que es lo que nosotros podemos hacer para evolucionar también.

¿Corre el libro infantil el mismo peligro?

Creo que no, se consumirán muchos electrónicos, pero la tendencia al decrecimiento será menor, por varias razones:

1. Los lectores para eBooks son unas máquinas preparadas para reproducir un texto. En muchos casos los libros son auténticas obras de arte con ilustraciones, pop-ups, pestañas, colores, etc… Habrá géneros como el álbum ilustradado o los pop-up que se resistirán más y otros, como la narrativa carente de ilustraciones, que se venderán más en este formato.

2. De momento los reproductores son máquinas para adultos. Cuanto más pequeño sea el niño, menos posibilidades tendrá de poder manejar un aparato lector.

3. Las primeras experiencias lectoras deben hacerse con un libro físico. Al igual que las primeras experiencias en escritura se hacen con lápiz y papel. Son los elementos más basicos, sencillos y rudimentarios, y por esto, los más indicados para introducirse en el mundo de la lecto-escritura. Esto no quiere contradecir la idea de que los niños deben empezar desde pequeños a tener contactos con las nuevas tecnologías.

4. El libro infantil en muchos casos es un regalo, en estos casos se da más importancia al soporte físico.

¿Cuál es el papel de las editoriales?

Por un lado, cuidar al máximo las ediciones físicas. Deben ser mejor que nunca, que el consumidor al verlas se de cuenta de porqué merece la pena comprar el libro. La edición barateja y descuidada no podrán competir en este nuevo mercado.
Además, tienen una misión muy importante, la de producir libros electrónicos. Si no se producen legalmente, todas las descargas se harán de manera ilegal. No es el momento de intentar paralizar un formato que ya está normalizado. También deben mejorar las plataformas y los servidores de descargas y dar al librero la oportunidad de mediar y vender este formato.

Los libros electrónicos pueden abrir nuevas formas de trabajar con la literatura infantil. Amplía las opciones didácticas y de trabajo sobre una obra. No solo se puede vender el texto en una descarga, se pueden incluir ejercicios, actividades, complementos multimedia, etc… Pero esto supone esfuerzo, trabajo y dedicación y no todas las editoriales estarán dispuestas a esto.

¿Y cuál el papel de las librerías?

Esta es la parte más complicada.
Si los videoclubs y las tiendas de discos son especies en extinción mientras las librerías han aguantado, no hay porqué ser más pesimistas ahora. Una parte de los consumidores parece que no tienden a sustituir el formato y esto nos da aire. También la mejor reacción de la industria editorial hacia la descarga legal nos beneficiará. Pero está claro que no es el momento de quedar a “verlas venir”. Hay que entrar en el mundo digital y de  las ventas electrónicas, al igual que entran nuestros clientes  cada día a comprar y descargar  a través de internet.
Debemos ser libreros del Siglo XXI y no del XIX. Se que a muchos os dolerá que se vaya perdiendo esta figura tan importante para los lectores, pero yo no hablo de perderla, hablo de adaptarla: webs, blogs, twitter,etc… Es hora de utilizar cualquier plataforma para ejercer nuestra profesión y no de encerrarnos en nuestros comercios a observar con nostalgia como eran los tiempos en que todo el mundo leía en papel.

Se me están quedando un montón de ideas por el camino y no tardaré en retomar este tema para poder hablar de ellas con más profundidad.

Se que mis compañeros de profesión, yo mismo, y todo aquel que sienta amor por los libros se quedarán con un amargo sabor de boca al leer este artículo. No es mi intención apoyar el libro electrónico, tampoco lo es negarlo. De lo que hablo es de datos, tendencias y consumidores. De lo que hablo es de lo que está ahí y está pasando por más que algunos no lo quieran ver. Hablo de seguir ejerciendo nuestra profesión más y mejor que nunca.
Sé que cada librero puede ser el mejor en algo, desde el gran experto en en literatura rusa, hasta el mejor sobre libros y guías de viajes. Siempre hay algo que nos va a diferenciar y por lo qué nuestro trabajo es importante e incluso imprescindible.

Ahora nos toca vendernos bien para poder vender mejor

Para quedarnos con una sonrisa en la cara pero sin dejar de reflexionar os dejo este divertido vídeo que han hecho desde www.leerestademoda.com .

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>